jueves, 3 de marzo de 2016

Siempre alégrate.


Siempre alégrate.  Eso potenciará tu energía para proyectar tus metas y triunfar.

Ocupa el odio nada mas para la destrucción, ocupa la felicidad desmedida para tu vida diaria. Se amable, respeta las formas de vida, cuida a los niños y ancianos. Estrecha la mano de quien te necesite.

-Marvin Lara-

Vamos por todo.


Muchos se conforman con ser "siervos" de alguien, siervos de una idea, siervos de dios, siervos de satan, siervos de lucifer, claro esto quienes creen que todos esos arquetipos son seres reales.

Si un día me doy cuenta que tales cosas como dioses o demonios talvez existen, yo no me arrodillaré ante ninguno, no le serviría a ninguno porque yo voy por el maldito trono, que sepan que hay un dios más presente y ese sería yo.

-Marvin Lara-

miércoles, 2 de marzo de 2016

Feminismo Satánico



Magistra Blanche Barton ©1997


Las más Inteligentes, Apasionadas y Hermosas mujeres que he conocido, son las Satanistas. No me refiero a “hermosas en el interior, que es donde en realidad cuenta”. Quiero decir, Mujeres Hermosas, Vibrantes y llenas de curvas. Para la mayoría de hombres no-satánicos, las mujeres Satanistas les resultan intimidantes. –las ven muy Inteligentes o Bonitas. O peor aún, las dos al mismo tiempo. Esto hace Ser especial a la mujer Satanista. Solo las verdaderamente liberadas hacen parte de la Legión de Satán. Hasta hace poco, la proporción de hombre/mujer Satanistas, era de 10 a 1, pero esto a cambiado. Más y más mujeres están pasando por el proceso de explorar el Feminismo. En la Wicca, la búsqueda de la identidad, orgullo, y el Poder Femenino, solo resulta en el hallazgo de impotencia, puritanismo y justicia propia. El feminismo y la Wicca, comparten una actitud de mediocridad y flácida presentación. A las mujeres Satanistas, les gusta el Drama/Aventura y saben como evocarlas por si mismas. Las Satanistas tienen una complejidad innata de la mente hambrienta por la exploración intransigente y beneficiosa, no por el conformismo superficial. No necesitamos ser consoladas, preferimos la estimulación y tonificarnos con vientos aterradores y verdaderos.


Nuestra cultura ha sido influenciada lo suficiente por Anton LaVey, y sus libros, los que ahora son “Cool” para las mujeres jóvenes que se visten como brujas Satánicas y piensan como el mismo diablo. Camille Paglie y otras mujeres ahora son un horroroso desafío para el Feminismo tradicional, defendiendo el derecho de las mujeres a usar maquillaje y tacones altos. Aquellos que estudian estas tendencias, lo llaman “Feminismo Lipstick” (Lápiz de labios N. de T.) –para ser más honestos; “Lesbianas Lipstick”, “Feminismo no-tradicional” o “Feminismo Antifeminista”. Pero hay una buena noticia chicas, así mismo surgieron hace 26 años las Brujas Satánicas! ¿Acabas de llegar a estas lecturas? Para mí, sigue siendo el mismo viejo juego de consolidar los libros de Anton LaVey, atendiendo la nueva generación Satánica y no reconocer las blasfemas raíces de la filosofía. Jayne Mansfield reconoció que por primera vez en su vida, había encontrado una filosofía a través de la cual podía ser una mujer de negocios, intelectual, madre y sexpot (mujer atractiva y sexualmente activa. N. de T.) a la vez. Ella no puede ser criticada por cometer un pecado mayor, la reconciliación irreconciliable.


Las mujeres Satanistas no queremos ganar fuerza castrando hombres o haciendo de ellos unas victimas. Ya sea que estén proporcionando sanidad e inspiración para aquellos que están bajo sus techos, chasqueando el látigo en sus círculos de trabajo, administrando sus negocios desde sus hogares o lo que sea necesario para su propia supervivencia, todas están incrementando y aplicando su poder. –luego no se quejen de por que ellos no tienen nada, no necesitamos el “Feminismo” bajo nuestra manga como identidad principal. Tenemos nuestra identidad como mujeres Satanistas. Las mujeres Satánicas son feroces, defensoras feroces de nuestros hombres, hijos, ideas y valores. Los Wiccans, entienden el arquetipo femenino de una manera diferente a los Satanistas. Sabemos que la mujer es Naturaleza –Igual como La ley Darwiniana, es tranquila, así como los imponentes atardeceres. Las mujeres pueden ser intrigantes, despiadadas, tramadoras y vengativas. La madre naturaleza no es precisamente cariñosa y todo abrazos. Ella es cruel, selectiva e implacable.


Los Wiccans, están tratando de mantenerse al día con el Satanismo por aspersión en Valquirias, la Diosa Oscura, y otras imágenes amenazantes de la Diosa Marte. Pero siguen siendo mediocres y aburridos ya que están aislados –dependen de referencias internes y sus iconos. Se vuelven superficiales, artificiales y débiles. Al tratar de negar la autoridad y la existencia de grandes hombres, se están desconectando de su religión, música, ennoblecimiento, poesía, literatura, arte, arquitectura, ciencia y filosofía. Las Satanistas reconocemos que la fuerza de la civilización occidental, siempre ha sido masculina, la unidad heroica, prometeica hacia la exploración y la aventura. El Feminismo/Wicca, no puede en ultima instancia, ser una “dulce alma” –como termino que ha evolucionado para la pop-ciencia y la psicología –este es el equivalente. Puedes buscar cuando necesites reforzar esto, pensando que vas a estar inspirada y estimulada para alcanzar grandes logros atraída por promesas de la única perspectiva del feminismo y el fortalecimiento. Pero en última instancia, no será satisfactorio. La ilusión de su fuerza es superficial, la persistencia de la victimización, se vuelve insultante. No como en las lecturas de Dostoevsky, Will Durant, Cumbres Borrascosas, Jane Austen, Los diálogos de Platón, o Erasmus; “Eligio de la Locura”, o por supuesto, la Biblia Satánica. Me niego a limitar mis modelos a seguir sólo a otras mujeres, por que me resultan ser lo mismo. Voy a lograr el poder de las metáforas y los héroes que yo elija, sin importar su género sexual.


Nuestras decisiones se basan en preocupaciones del mundo real, no en defensa de un ego inadecuado. Cuando una mujer Satánica y su pareja deciden si van a tener hijos, o que van a trabajar en el mundo exterior y quien se quedará en casa con los niños, es una cuestión pragmática; ¿Quien tiene más poder adquisitivo? ¿Quién invirtió más dinero y tiempo en el desarrollo de su carrera? ¿Quién es más capaz de ganar dinero en casa en lugar de salir a otro lugar? ¿Quién está en mejores condiciones para tener la paciencia y otros atributos necesarios para criar a un niño? La mujer Satánica no necesita un trabajo para definir sus capacidades, ni tampoco se necesita tener hijos para sentirse realizada. Ella reserva su “crianza” para aquellos que merecen su ayuda y ánimo -llámense: ella misma, su compañero, y los pocos que elija llamar amigos. Ella encontrara un hombre que pueda expresar sus demonios o evocara un amante para sí misma, ella no está desesperada por amor, ni es vulnerable a engaños de charlatanes.


Muchas mujeres jóvenes que buscan en un hombre la Fuerza Gótica, solo logran encontrar sonrisas tontas de los hombres-travestis que hay a su alrededor. –se muestran a si mismos como Demoniacos, con sus vestidos de cuero, medias y látigos negros. Una completa Bruja Satánica, puede pasar mejor su tiempo en constante intimidad, espiritualidad y sexualidad con su más fuerte arquetipo demoniaco. –su propio Satán. En la práctica de sus artes de encantamiento, manipulación, inspiración y protección en el mundo real, se fortalece tanto ella como aquellos que elige amar. Ella se convierte en una línea directa a nuestra fuente. Es por eso que una poderosa hechicera deberá tener cuidado al alinearse a sí misma con, (y transferir el poder a) hombres indignos.


Identidad y estimulación. El Dr. LaVey ha señalado estos dos elementos como materias primas. El Satanismo nos proporciona ambos. No es necesario ser encasillada como una “Feminista”, o cualquier otra conveniente etiqueta. Ninguna de nosotras es tan caritativa con los débiles mentales, que nos dejemos ser tan fáciles de clasificar y despreciar. Me siento orgullosa de decir que soy satanista, y de este modo alineada con la mente más fuerte, cuerpo y voluntad en la tierra.




Magistra Blanche Barton ©1997
Este artículo apareció por primera vez en The Black Flame, Volume 6, #1 & #2, 1997 e.c.

Mi Oscuro Amor Satánico



Magistra Peggy Nadramia ©1993


Veo una puerta roja, y quiero pintarla de negro. Soy de las cosas que en la noche hace "Bump!" Soy Satanista de nacimiento. Soy un flan y no puedes clavarme a ninguna pared; de hecho, arrancaría ésos clavos y te los arrojaría de vuelta. Dime cuán negativa soy, dime cuán llena de odio estoy. No sólo serias estúpido, estarías equivocado.

Drácula amaba a sus novias. El Dr. Frankestein amaba a su criatura. Mi amor Satánico arde ferozmente; es perfecto y sin compromisos.

Primera y necesariamente, me amo a mí misma. Después de todo soy mi propio Dios, y no tengo ningún Dios delante de Mí. Soy lo más importante en mi mente; siempre me traigo flores. Algunas veces me doy cuenta que pude haber hecho algo mejor; a veces cometo errores. Es maravilloso como aprendo de éstas cosas; es excitante tener una oportunidad para ser un mejor Yo. Aun cuando me niego algo a mí misma, sin gratificación alguna, siempre es para disfrutar de algo aún más satisfactorio y que a largo plazo, sea más valioso. Por esto odio de forma tan pura e irrevocable cualquier cosa que sea un desperdicio de mi tiempo, energía y atención.

Junto conmigo, amo a aquel que no soy yo, es decir, mi esposo. Él es, en cierta forma, la conciencia en la cual veo un maravilloso reflejo de mi propio Dios, de mí misma. Su amor por mí lo califica con el mejor de los gustos y el mejor discernimiento, después de todo; obviamente sabe qué es lo mejor para Ml. Mis células responden a sus feromonas, y estar alrededor de él, me proporciona un sentimiento elevado de felicidad y bienestar. La forma de su rostro es la visión más querida para mí en éste mundo. Él es mi mentor, mi maestro, mi mejor amigo; he puesto mi entera confianza en él, y la acepta sólo como puede hacerlo un hombre de verdad. Sus esperanzas, sueños y metas también son los míos, y por esto odio cualquier cosa que lo angustie o se interponga en su camino. Este odio, es también negro y puro, y como la pólvora puede arder tan brillante y febrilmente como mi amor.

Después, amo a mi tribu, a mi gente, aquellos que son como yo. Pueden ser amigos o familia, pero en mi corazón son mi tribu, y la Llama Negra arde en su interior. Iluminan mis días y me dan alegría con sus logros y sus éxitos; hacen del mundo un lugar más interesante, y sólo un Satanista sabe lo que vale éste don. A veces están lo bastante cerca para compartir alimentos, calor o simplemente, compañía; a veces están lejos, con su voz en la línea telefónica, o sus palabras en una hoja de papel. Pero siempre están aquí, parte de mí, mi gente. No puedo sentir indiferencia hacia los que afligen a mi tribu. Aquel que los ataca, me ataca; el que pone obstáculos en su camino se gana mi ira, mi enemistad, mi odio.

Como una Satanista por naturaleza, estoy felizmente libre del prejuicio judeo-cristiano-islámico contra los animales no-humanos y así es como nunca he dudado que lo que siento y he sentido por mis mascotas es y simple y puro amor. Las amo más de lo que amo a muchas personas; valoro sus vidas mucho más. La Llama Negra de Satán arde oscura y suave en los animales, en su forma más pura y profunda. Me erizo e irrito ante las leyes que otorgan a niños destructivos, indeseados y horribles más derechos que los que tiene mi perra. Ella es mi propiedad, y sólo yo puedo protegerla como tal. Un producto de miles de generaciones de procrear para domesticarlos, para compatibilidad con los humanos, no está un pelo alejada de su instinto salvaje. Así como aprecio su vida, igualmente desencadeno mi odio en aquellos que serían crueles con ella. Les pelo mis colmillos.

Amo todo lo que me pertenece, todas mis cosas. Amo mis libros, mi música, mi vajilla china, mi cafetera, mi impermeable, mi vieja y suave blusa verde. Odio a cualquiera que robe, destruya o desordene mis cosas; ¿Por qué no habría de hacerlo? ¿Qué valor podría darle a semejante escoria que excediera el que le tengo a mi mug de porcelana, o a mi perfecta bolsa de cuero?

En contingencia con todo esto, amo al mundo. Es tan hermoso, un escenario perfecto para mi Dios, es decir, Yo. Amo las montañas, el mar, los acres de árboles sin una sola casa, las hileras de casas antiguas y encantadoras, los museos, la niebla, mi delicioso alimento, las tardes apacibles, las noches estrelladas. Si tan sólo no hubieran todos éstos bastardos anti-vida que quieren joderlo todo, que se odian tanto a sí mismos que tienen que destruir la fuente de su propio sustento. Los odio. Sólo en las profundidades de la Llama Negra en mi corazón se puede saber cuánto los odio y lo que le han hecho al mundo, estos quemadores de libros, éstos abusadores de niños, ésta gente que, como Charlie dijo, matan cosas que son mejores que ellos. Cuando preguntan por qué odiamos a los cristianos; ¿Podrían entender la respuesta a menos que amen como lo hacemos nosotros, amar con éste oscuro y Satánico amor de la vida y del ser?



Originalmente en The Black Flame, Volumen 4, Números 3 & 4, XXVIII A.S.

Dedicación a Satán



Un ritual es un medio poderoso para construir un puente entre una situación ya pasada y una nueva; entre muchas personas que hasta hace muy poco se han dado cuenta que son Satanistas, y que casi siempre carecen de experiencia en el campo de la magia, han expresado su deseo de realizar un ritual individual para confirmar y ratificar su alianza con Satán. Lo que sigue a continuación es solo un ejemplo, cada individuo puede realizarlo como quiera.


Ya que no todos los “principiantes” tienen a su disposición un altar completamente equipado, he tratado de hacer un ritual con tan pocos elementos como me fue posible.

Primero has de encontrar un lugar donde realizar tu ritual, sea externo o interno, donde tengas la seguridad de que no vas a ser interrumpido. Se recomienda una oscuridad absoluta. A continuación planeas la hora en la que vas a llevar a cabo tu ritual, y el tiempo que te vas a tomar; asegúrate de tener algo de tiempo libre antes del mismo, para que te prepares físicamente.


Artículos recomendados para el ritual.

— Por lo menos una vela negra.
— Una imagen del Baphomet, La Cabra de Mendes o un pentagrama "inverso".
— Una mesa pequeña, un mantel o algo que haga las veces de altar.

Puedes decorarlo con una tela negra, parte de la cual puedes extender en el suelo. Posiblemente tengas otros objetos que puedan serte útiles, como por ejemplo algún ornamento craneal, una bonita daga, una campana, un cáliz... Si no conoces la dirección de los vientos, cómprate una brújula, no es muy cara y puede serte útil. Construye el altar en el lugar que has elegido. No enciendas la vela todavía.

Si realizas el ritual al aire libre, éste será el segundo paso.

Vístete para el ritual.

Elige la ropa que creas que expresará mejor el ambiente y la solemnidad de la ocasión. Tal vez desees comparecer desnudo ante Satán. Tienes que ser tú mismo. Puede que quieras ayunar antes —no hasta quedar exánime —o bien quieras bañarte, untarte algo de colonia, si eres mujer algo de maquillaje. No comiences el ritual si antes has estado bebiendo licor.

Ahora estás listo para comenzar.

Entra a la estancia, enciende la vela con un fósforo y si tienes una campana, que suene nueve veces. Si no tienes campana, puede que la reemplazes con un trozo de cristal y una cuchara (de plata). Puedes tomar la posición que desees y concentrarte tanto tiempo como creas necesario para aislarte del mundo y estar en el aquí y el ahora para el poder que estás a punto de invocar.

Comienzas con la Invocación:


In Nomine Dei Nostri Satanas Luciferi Excelsi!


En el nombre de Satán, Señor de la Tierra,
Rey del Mundo, ordeno a las fuerzas de la
oscuridad que viertan su poder Infernal sobre mí!
Abrid las puertas del Infierno de par en par
y salid del abismo para recibirme como su
hermano y amigo!

Concedédme las indulgencias de las que hablo!

He tomado tu nombre para que haga parte de mi!
Vivo como las bestias del campo, regocijándome
en la vida carnal! Favorezco al justo y maldigo lo podrido!

Por todos los Dioses del Averno, ordeno que lo que digo ha de suceder!

Salid y responded a vuestros nombres, manifestando mis deseos!

Oh, escuchad los nombres!

(volteas hacia el sur)
Satán!
(volteas hacia el este)
Lucifer!
(volteas hacia el norte)
Belial!
(volteas hacia el oeste)
Leviatán!

Los Cuatro príncipes de la Corona del Infierno corresponden respectivamente a los elementos de fuego, aire, tierra y agua. Puedes saludarlos personalmente o expresar tu afiliación con los elementos respectivos. Si utilizas una daga o espada, señalas hacia los cuatro puntos cardinales, como si fuese una extensión de ti mismo.

A continuación sigue tu parte, la razón por la cual estás ahí. Lo que sigue a continuación es una vez más, nada más que un ejemplo. Puedes quedate de pie, o sentarte en el suelo, como mejor te parezca. Tu y satán tienen todo el tiempo del mundo. Por lo tanto, tómate ese tiempo para exponer lo más profundo que hay en ti, y expresar tus pensamientos y sentimientos. No te guardes nada. Si notas la más mínima señal de miedo inherente a lo que estás haciendo, expresa ese temor y tu deseo de librarte de él. Sé honesto en todos los aspectos. No puedes y no necesitas engañar a los Poderes de la Oscuridad.

Poderoso Satán, antiguo Señor del Mundo,
esta noche estoy ante Ti para declarar y confirmar
mi alianza contigo.
Verdaderamente he tomado Tu nombre como
parte de mí mismo.
Siempre ha sido así, pero he vivido mucho tiempo
ignorante de mi naturaleza.
Estoy agradecido de saber quién y qué es lo que soy.
Estoy orgulloso de llamarme Satanista!


Poderoso Satán, estoy ante Ti con todo lo que tengo.
Te ofrezco mis dones y aptitudes, mis talentos y
capacidades, mis habilidades, mi vida.
(nombra tus talentos y lo que quieras, y puedas,
ofrecer en el nombre de Satán).
Y aún así no tengo nada que ofrecer que no haya sido
Tuyo desde el principio, sólo con esta diferencia,
que ahora soy consciente de Ti.


Gracias por la paciencia que has tenido conmigo
hasta ahora, estuve alejado todo el tiempo.


Arrojo de mí todas las mentiras y los falsos dioses
en los cuales creí alguna vez y te pido que me muestres
la verdad, Abre mis ojos, Satán, mis oídos, mi boca,
mi corazón y mi cerebro, y usa lo que tengo para
beneficio de Tu mundo.
Dame el coraje y la fuerza para representarte y
no me dejes inclinar otra vez a los valores del rebaño
y los pecados heredados.
Dame inteligencia y razón Satánica.
Enséñame cómo vivir en la plenitud de la carne,
disfrutando todo lo que es Tuyo.
Guíame, Oh Satán, al Sendero Siniestro.
Quédate conmigo en todo lo que haga.
Abre las puertas de la magia y enséñame la
Sabiduría Antigua.


Te agradezco por llamarme.
Te agradezco por ser digno de Tu presencia.
Todos mis días hasta el último que me quede,
buscaré trabajar por la perfección de mi
relación y mis lazos contigo.


Shemhamforash!

Salve Satán!

Salve Lucifer!

Salve Belial!

Salve Leviatán!


Salve, todos los espíritus con nombre o sin nombre,
de las profundidades del Abismo, que están conmigo.


Si quieres, puedes leer una Clave Enoquiana (las encontarás en La Biblia Satánica de Anton Szandor LaVey). Haz la invocación con ganas, con todo tu corazón y toda tu alma. Siente los efectos del sonido que hay en ti y en el espacio que te rodea, y disfrútalo; ésta es tu realidad más profunda!
Para éste ritual te resultarán muy útiles la Segunda y la Decimoctava de las Claves Enoquianas.
Ahora guarda silencio por el tiempo que creas conveniente; porque ahora estarás en presencia de Satán!
Por último, concluye tu ritual con las palabras:

¡Así será!

...Y de la misma forma que iniciaste, puedes agradecer y despedir las Fuerzas que evocaste, dirigiéndote a cada punto cardinal, desde el oeste hasta el sur, expresando tu gratitud y apreciación personales a cada punto.


Extingue la llama de la vela y abandona la estancia. Toma un descanso antes de volver a tu estado inicial.


©1998 Lady Moria

martes, 1 de marzo de 2016

Los 21 Puntos de Satánicos



Conrad Robury
The Black Book of Satan


I. Respeto, no lástima o debilidad, ya que son una enfermedad que hace que los enfermos sean más fuertes.


II. Prueba siempre su fuerza, de ahí radica el éxito.


III. Busca alegría en la victoria - pero nunca en la paz.


IV. Gozar de un descanso corto, es mejor que uno largo.


V. Ser como un segador, pues así se siembra.


VI. Nunca amar tanto alguna cosa que puedas ver morir.


VII. Construir sobre la roca, no sobre la arena y construir, no para hoy o ayer, sino para todos los tiempos.


VIII. Lucha siempre por más, la conquista no termina nunca.


IX. Y morir antes que someterse.


X. Fragua no obras de arte, sino espadas de muerte, de ahí radica el gran arte.


XI. Aprender a elevarte por encima de ti mismo, para poder triunfar sobre todos.


XII. La sangre de los vivos un buen fertilizante para las semillas de lo nuevo.


XIII. El que está en lo más alto de la pirámide de cráneos puede ver más lejos.


XIV. Desecha lo no amado, y trátalo como a un impostor, de lo contrario, esto no acabaría.


XV. Todo lo que es grande está construido sobre tristeza.


XVI. Esforzarse no sólo hacia adelante, sino hacia arriba, la grandeza reside en las alturas.


XVII. Ven como un firme viento fresco que rompe, sin embargo crea también.


XVIII. Permitir que el amor de tu vida sea un objetivo, pero que TU meta más alta sea la grandeza.


XIX. Nada es hermoso salvo el hombre, pero más hermoso de todos es la mujer.


XX. Rechaza todas las ilusiones y las mentiras, porque obstaculizan a los fuertes.


XXI. Lo que no mata, hace más fuerte.


Conrad Robury
The Black Book of Satan
Extraído de satanservice.org
Todos los derechos son propiedad de su autor.

¿Quién está ahí?


Charles Nemo ©1997

Dentro de la Cámara Ritual, la suave luz del brasero hace bien poco para disipar la oscuridad.

Me encuentro ante el Baphomet y a lo largo de la ceremonia suspendo conscientemente mi escepticismo en la realidad de Satán y de los infernales demonios del Averno.

Pero como suele suceder cuando menos hablo, siento la presencia de alguien ahí, alguien escuchando, alguien observando.

Siento un interés benevolente y una extraña sensación con esta presencia, mientras continúo realizando el ritual y me dirijo a Satán, me dirijo a la presencia que siento pero que no veo. Siempre que termino tal ritual tengo la profunda sensación de haberme comunicado con alguien y esta comunicación es significativa y no está atada por las limitaciones impuestas por las palabras que fueron pronunciadas.

Es más, cuando he tenido estas experiencias en rituales en grupo, los otros individuos reportan constantemente la misma sensación de una presencia. Al hablar con distintos Satanistas me doy cuenta que han sentido esta curiosa comunicación. Entonces, ¿qué es lo que está sucediendo? Nuestra religión se basa sólidamente en la duda, no en la fe. Hemos rechazado deidades externas para así poder reconocer nuestra divinidad personal en el momento presente. Nos deleitamos en el poder de creer solo cuando estamos dentro del marco de un ritual, y abandonamos la creencia una vez que el ritual ha terminado. Encendemos el interruptor de la razón. Elegimos ser magos, no creyentes.

Sin embargo, en el ritual, esta experiencia sigue repitiéndose, como un persistente gato que entra. He ahí la sensación de que hay alguien en el ritual, y que una vez llamado, ha llegado de visita.

Me he dado cuenta que desde 1966, quienes han tenido esta experiencia han llegado a dos conclusiones. Lo rechazan como una mera fantasía —lo cual no tiene nada que ver con la intensidad de la experiencia —o bien lo toman como una creencia —lo que ignora la ambigüedad de la experiencia. Me preguntaba si no habría una tercera opción.

Experimentando con los elementos de un ritual descubrí que existen varios factores que parecen producir dicha sensación. El primero es la oscuridad. Cuando he dirigido un ritual con dos o más velas alumbrando la cámara, no he sentido esta presencia fantasmal.

Si la cámara está débilmente iluminada por una lámpara de aceite que apenas alumbra, o bien si está en una oscuridad total, entonces sí que siento la presencia de otro. El segundo factor es la expectativa que hay entre la palabra y la acción.

Cuando inicio el ritual de la manera apropiada y me dirijo a Satán como si estuviese presente y escuchando, se da el fenómeno de sentir que hay alguien presente.

Obviamente, todo esto podría explicarse con la sugestión. La oscuridad de la cámara suaviza las formas que veo y las hace más difusas, de manera que se activa el aspecto de mi mente que impone un orden sensorial, para darle sentido a lo que percibo. Es la misma acción que ejecuta nuestra mente cuando decimos que nuestros ojos “nos engañan”. Un ejemplo de esto sería cuando vamos conduciendo un auto y apenas podemos distinguir los objetos que hay en la carretera. Mientras nos acercamos, parece tener la forma de un animal, hasta que nos aproximamos y nos damos cuenta que no es más que una caja de cartón. Al suspender mi escepticismo en el contexto de un ritual, ciertamente estoy entrando en el mundo cuasi-onírico de la imaginación, donde la mente crea nuestras impresiones. De esta manera la experiencia podría ser nada más que una forma de auto hipnosis.

Sin embargo, investigando más a fondo, me preguntaba exactamente cómo es que soy consciente de la presencia durante el ritual. Normalmente, no veo cosa alguna (como una sombra). Tampoco escucho voz alguna, o cosa por el estilo. Tampoco hay olores, ni sabor, ni tacto. Sin embargo, de alguna manera sigo sintiendo lo mismo. Cómo?

Comencé a experimentar en el ritual. Invocaba la presencia y entonces (con todo el sentido del humor posible) me preguntaba cómo diablos sabía que allí estaba dicha presencia. ¿Qué era esa sensación y cómo sabía de ésta?

En cierto momento decidí que debía ser esa peculiar sensación de escucha la que podía detectar la presencia física de los objetos que se hallaban en derredor. Los ciegos han demostrado tener una notable aplicación de cierto “aparato de sonar” para sentir la presencia física de objetos y personas a su alrededor gracias a una sutil percepción de sonidos. Pero me di cuenta que no sentía que el visitante tuviese una específica ubicación física. No era tan sencillo.

Finalmente, me di cuenta que hay una diferencia peculiar entre cómo percibía que estaba solo, y cómo cuando se hallaba presente otra persona. Si estás en una habitación y entra alguien que es importante para ti (por ejemplo, un amigo) se activa cierto tipo de “interruptor” físico que puedes sentir. No sentirás lo mismo si entra alguien que carece de toda importancia y que no necesita grado alguno de interacción social (como un extraño que entra a un sitio donde te hayas leyendo un libro). Esta sensación de socialización, de prepararse a uno mismo para interactuar con otra persona, era exactamente lo que había estado experimentando como el fenómeno del visitante.

Sin embargo, ni siquiera esto ha respondido la pregunta definitiva. Después de todo, ¿estoy sintiendo esta presencia porque esté en verdad allí o porque he caído presa de mi propia sugestión?

Y finalmente la respuesta apareció clara y definida. Debido a que en el ritual la magia es más efectiva cuando el mago suspende su escepticismo y cree total y completamente en la realidad mágica de Satán y sus legiones, y ya que tantas personas sienten esta presencia durante el ritual, entonces la respuesta es CREERLO... durante el ritual; NO CREERLO... fuera del ritual.

Tal y como fue descrito en La Biblia Satánica en 1969.




El anterior artículo es reproducido de “The Black Flame”.
©1997 The Black Flame
©1997 por Charles Nemo

3 razones por las que no somos considerados como simples Humanistas o simples Ateos.



AshmedayBen-Shakar ©1997


Las razones por las que nos llamamos Satanistas y no simplemente ateos o humanistas, son las siguientes:


1.- La palabra "Satán" quiere decir originalmente "adversario" y el Satanismo como una filosofía en la que cada individuo es su propio "dios" y "salvador", es el adversario de las demás religiones e ideologías, en las cuales el individuo debe someterse a la voluntad de un dios, de una nación o de una clase social determinada.


2.- En la teología cristiana clásica, "Satán" es considerado un símbolo del mundo material, de los placeres y del libre pensamiento más allá de cualquier dogma religioso, en oposición a dios, que representa el mundo espiritual (en el cual los Satanistas no creemos), la negación de los placeres materiales y la sumisión de la razón.


3.- "Satán" ha sido visto siempre como el "dios" de la magia, de la cual los Satanistas nos valemos para intentar influenciar los acontecimientos futuros según nuestra voluntad. El creer en el poder de la magia es otro de los puntos que nos distinguen de la mayoría de los ateos.


Ashmeday Ben-Shakar, 13-8-1997e.c. (XXXII A.S.)

OZ — Liber LXXVII




Aleister Crowley ©1943


La ley de los fuertes(Esta es nuestra ley)
y el gozo del mundo


“Haz lo que quieras será toda la Ley”.
“No tenéis ninguna obligación, sino hacer lo que quieras. Haced esto y nadie os dirá que no”.
“Cada hombre y cada mujer es una estrella”.
“No hay más dios que el hombre”.


1. El hombre tiene derecho a vivir según su propia ley.
A vivir de la manera que quiera hacerlo.
A trabajar como quiera.
A jugar con quien quiera.
A descansar con quien quiera.
A morir cuando y como quiera.


2. El hombre tiene el derecho de comer lo que quiera.
A beber lo que quiera.
A vivir donde quiera.
A moverse como quiera sobre la faz de la tierra.


3. El hombre tiene el derecho de pensar lo que quiera.
A hablar lo que quiera.
A escribir lo que quiera.
A dibujar, pintar, tallar, hacer aguafuertes, moldear, construir lo que quiera.
A vestir como quiera.


4. El hombre tiene el derecho de amar como quiera.
Tomar todo lo que desee del amor.
Cuando, donde y con quien desee.


5. El hombre tiene el derecho de matar a quienes le contraríen estos derechos.


“Los esclavos servirán”.


“El amor es la ley, el amor sujeto a la voluntad”.




— Resumen de la Doctrina de Thelema —
(Liber LXXVII — Oz)
Transcrito por Aleister Crowley en una tarjeta postal, c. 1943)