jueves, 11 de septiembre de 2014

EL SATANISMO VERDADERO

El Satanismo bien entendido no promueve la violencia, no promueve el racismo, ni hace distinciones entre sexos. Desde hace algún buen tiempo, los medios de comunicación, no informan en forma real y están atacando fuertemente al satanismo con los más variados e inquietantes artículos mediocres y sensacionalistas. Profanaciones en cementerios (Pregúntenle a los estudiantes de medicina), restos de supuestas misas negras, cultos y ritos satánicos o crímenes macabros, son algunos de los actos que se suelen identificar, en grandes titulares, como la obra de una "secta satánica". Cada vez que se hallan los restos de sangre, rodeada de flores, cigarros y otros objetos rituales, lo primero que les viene a la mente, es que un grupo de macabros satanistas han estado haciendo una misa negra la noche anterior...Es triste pues como estos tristes no ven mas allá de su nariz.

Lógicamente es más fácil culpar las actividades supuestamente "oscuras" de una filosofía que no conocen (o tal vez ni les interesa conocer), sin molestarse en buscar la información adecuada y necesaria que les hubiese indicado que tal vez sólo se trate de una de las comunes e inocentes ofrendas que los seguidores de algún culto afroamericano habría realizado en honor a sus dioses o "santos".

Del mismo modo, cada vez son más los cementerios profanados en nuestro país, lápidas y cruces destrozadas, pintadas y dibujos obscenos, e incluso cadáveres extraídos de sus tumbas... y otra vez son los satanistas los primeros inculpados de tales delitos.
Si éstos que acusan conociesen los valores del satanista en su verdadera dimensión, comprenderían que éste no se dedica a tales actos de vandalismo, entre otras cosas simplemente porque son hechos absurdos que no le aportan nada, y aún menos, satisfacción personal.

Pero sin duda lo más grave que se asocia con esta filosofía, son los sangrientos crímenes rituales. Lo cierto es que la figura del diablo siempre se ha visto implicada en todo tipo de aberraciones. siempre que se comete un crimen extraño, sobre todo si éste conlleva ciertos matices esotéricos, las acusaciones indiscriminadas atacan de nuevo al satanismo.

En el segundo caso, entrarían aquellos que tratan de justificar sus crímenes alegando ser satanistas o una inspiración satánica. aquí, los homicidas suelen padecer un desequilibrio psicológico, como ciertos tipos de esquizofrénicos, que afirman oír voces o tener visiones. También están las personas influenciadas por la creencia inculcada a través de la iglesia que Satán representa el mal en la tierra, creen cumplir un rol de ser malvado, y asumen el crimen como algo "diabólico", es decir, inspirado por el diablo.

Lo dicho. el satanista puede ser considerado como liberal, rebelde, independiente... pero en ningún caso vándalo o criminal. Y sobre todo. Hay que reconocer, que vándalos, criminales, locos, los hay en todas partes, y en cualquier tipo de comunidad. O acaso, ¿Tenemos que culpar siempre al extranjero? Aquello que no nos gusta, o que simplemente por desconocimiento nos asusta.