miércoles, 2 de marzo de 2016

Feminismo Satánico



Magistra Blanche Barton ©1997


Las más Inteligentes, Apasionadas y Hermosas mujeres que he conocido, son las Satanistas. No me refiero a “hermosas en el interior, que es donde en realidad cuenta”. Quiero decir, Mujeres Hermosas, Vibrantes y llenas de curvas. Para la mayoría de hombres no-satánicos, las mujeres Satanistas les resultan intimidantes. –las ven muy Inteligentes o Bonitas. O peor aún, las dos al mismo tiempo. Esto hace Ser especial a la mujer Satanista. Solo las verdaderamente liberadas hacen parte de la Legión de Satán. Hasta hace poco, la proporción de hombre/mujer Satanistas, era de 10 a 1, pero esto a cambiado. Más y más mujeres están pasando por el proceso de explorar el Feminismo. En la Wicca, la búsqueda de la identidad, orgullo, y el Poder Femenino, solo resulta en el hallazgo de impotencia, puritanismo y justicia propia. El feminismo y la Wicca, comparten una actitud de mediocridad y flácida presentación. A las mujeres Satanistas, les gusta el Drama/Aventura y saben como evocarlas por si mismas. Las Satanistas tienen una complejidad innata de la mente hambrienta por la exploración intransigente y beneficiosa, no por el conformismo superficial. No necesitamos ser consoladas, preferimos la estimulación y tonificarnos con vientos aterradores y verdaderos.


Nuestra cultura ha sido influenciada lo suficiente por Anton LaVey, y sus libros, los que ahora son “Cool” para las mujeres jóvenes que se visten como brujas Satánicas y piensan como el mismo diablo. Camille Paglie y otras mujeres ahora son un horroroso desafío para el Feminismo tradicional, defendiendo el derecho de las mujeres a usar maquillaje y tacones altos. Aquellos que estudian estas tendencias, lo llaman “Feminismo Lipstick” (Lápiz de labios N. de T.) –para ser más honestos; “Lesbianas Lipstick”, “Feminismo no-tradicional” o “Feminismo Antifeminista”. Pero hay una buena noticia chicas, así mismo surgieron hace 26 años las Brujas Satánicas! ¿Acabas de llegar a estas lecturas? Para mí, sigue siendo el mismo viejo juego de consolidar los libros de Anton LaVey, atendiendo la nueva generación Satánica y no reconocer las blasfemas raíces de la filosofía. Jayne Mansfield reconoció que por primera vez en su vida, había encontrado una filosofía a través de la cual podía ser una mujer de negocios, intelectual, madre y sexpot (mujer atractiva y sexualmente activa. N. de T.) a la vez. Ella no puede ser criticada por cometer un pecado mayor, la reconciliación irreconciliable.


Las mujeres Satanistas no queremos ganar fuerza castrando hombres o haciendo de ellos unas victimas. Ya sea que estén proporcionando sanidad e inspiración para aquellos que están bajo sus techos, chasqueando el látigo en sus círculos de trabajo, administrando sus negocios desde sus hogares o lo que sea necesario para su propia supervivencia, todas están incrementando y aplicando su poder. –luego no se quejen de por que ellos no tienen nada, no necesitamos el “Feminismo” bajo nuestra manga como identidad principal. Tenemos nuestra identidad como mujeres Satanistas. Las mujeres Satánicas son feroces, defensoras feroces de nuestros hombres, hijos, ideas y valores. Los Wiccans, entienden el arquetipo femenino de una manera diferente a los Satanistas. Sabemos que la mujer es Naturaleza –Igual como La ley Darwiniana, es tranquila, así como los imponentes atardeceres. Las mujeres pueden ser intrigantes, despiadadas, tramadoras y vengativas. La madre naturaleza no es precisamente cariñosa y todo abrazos. Ella es cruel, selectiva e implacable.


Los Wiccans, están tratando de mantenerse al día con el Satanismo por aspersión en Valquirias, la Diosa Oscura, y otras imágenes amenazantes de la Diosa Marte. Pero siguen siendo mediocres y aburridos ya que están aislados –dependen de referencias internes y sus iconos. Se vuelven superficiales, artificiales y débiles. Al tratar de negar la autoridad y la existencia de grandes hombres, se están desconectando de su religión, música, ennoblecimiento, poesía, literatura, arte, arquitectura, ciencia y filosofía. Las Satanistas reconocemos que la fuerza de la civilización occidental, siempre ha sido masculina, la unidad heroica, prometeica hacia la exploración y la aventura. El Feminismo/Wicca, no puede en ultima instancia, ser una “dulce alma” –como termino que ha evolucionado para la pop-ciencia y la psicología –este es el equivalente. Puedes buscar cuando necesites reforzar esto, pensando que vas a estar inspirada y estimulada para alcanzar grandes logros atraída por promesas de la única perspectiva del feminismo y el fortalecimiento. Pero en última instancia, no será satisfactorio. La ilusión de su fuerza es superficial, la persistencia de la victimización, se vuelve insultante. No como en las lecturas de Dostoevsky, Will Durant, Cumbres Borrascosas, Jane Austen, Los diálogos de Platón, o Erasmus; “Eligio de la Locura”, o por supuesto, la Biblia Satánica. Me niego a limitar mis modelos a seguir sólo a otras mujeres, por que me resultan ser lo mismo. Voy a lograr el poder de las metáforas y los héroes que yo elija, sin importar su género sexual.


Nuestras decisiones se basan en preocupaciones del mundo real, no en defensa de un ego inadecuado. Cuando una mujer Satánica y su pareja deciden si van a tener hijos, o que van a trabajar en el mundo exterior y quien se quedará en casa con los niños, es una cuestión pragmática; ¿Quien tiene más poder adquisitivo? ¿Quién invirtió más dinero y tiempo en el desarrollo de su carrera? ¿Quién es más capaz de ganar dinero en casa en lugar de salir a otro lugar? ¿Quién está en mejores condiciones para tener la paciencia y otros atributos necesarios para criar a un niño? La mujer Satánica no necesita un trabajo para definir sus capacidades, ni tampoco se necesita tener hijos para sentirse realizada. Ella reserva su “crianza” para aquellos que merecen su ayuda y ánimo -llámense: ella misma, su compañero, y los pocos que elija llamar amigos. Ella encontrara un hombre que pueda expresar sus demonios o evocara un amante para sí misma, ella no está desesperada por amor, ni es vulnerable a engaños de charlatanes.


Muchas mujeres jóvenes que buscan en un hombre la Fuerza Gótica, solo logran encontrar sonrisas tontas de los hombres-travestis que hay a su alrededor. –se muestran a si mismos como Demoniacos, con sus vestidos de cuero, medias y látigos negros. Una completa Bruja Satánica, puede pasar mejor su tiempo en constante intimidad, espiritualidad y sexualidad con su más fuerte arquetipo demoniaco. –su propio Satán. En la práctica de sus artes de encantamiento, manipulación, inspiración y protección en el mundo real, se fortalece tanto ella como aquellos que elige amar. Ella se convierte en una línea directa a nuestra fuente. Es por eso que una poderosa hechicera deberá tener cuidado al alinearse a sí misma con, (y transferir el poder a) hombres indignos.


Identidad y estimulación. El Dr. LaVey ha señalado estos dos elementos como materias primas. El Satanismo nos proporciona ambos. No es necesario ser encasillada como una “Feminista”, o cualquier otra conveniente etiqueta. Ninguna de nosotras es tan caritativa con los débiles mentales, que nos dejemos ser tan fáciles de clasificar y despreciar. Me siento orgullosa de decir que soy satanista, y de este modo alineada con la mente más fuerte, cuerpo y voluntad en la tierra.




Magistra Blanche Barton ©1997
Este artículo apareció por primera vez en The Black Flame, Volume 6, #1 & #2, 1997 e.c.