viernes, 19 de junio de 2015

Humanos sin sentimientos/emociones

¿Que es un psicopata?

Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimientos, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal, pero si hacen algo en beneficio de alguien o de alguna causa aparentemente altruista es sólo por egoísmo, para su único y exclusivo beneficio.

La falta de remordimientos radica en la cosificación que hace el psicópata del otro, es decir que el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática.

Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos comunes. Sin embargo, estas personas sí tienen nociones sobre la mayoría de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas.

Además, los psicópatas tienen como característica el tener necesidades especiales y formas atípicas de satisfacerlas, que en general implican cierta ritualización. El acto psicopático hacia el otro se configura mediante la necesidad del psicópata y su código propio, que desde su punto de vista lo exime del displacer interno.

El problema de las necesidades de los psicópatas es que al no ser compartidas por el grupo, no pueden ser comprendidas ni generar empatía, por situarse fuera de las leyes de la costumbre y del bien común, aunque estas necesidades son sentidas con fuerza e impelen a la acción para el psicópata.

Además los psicópatas tienen un marcado egocentrismo, una característica que pueden tener personas sanas pero que es intrínseca a este desorden. Esto implica que el psicópata trabaja siempre para sí mismo por lo que cuando da, es que está manipulando o esperando recuperar esa inversión en el futuro.

Otra nota común es la sobrevaloración de su persona, lo que los lleva a una cierta megalomanía y a una hipervaloración de su capacidad de conseguir ciertas cosas y la empatía utilitaria, que consiste en una habilidad para captar la necesidad del otro y utilizar esta información para su propio beneficio, lo que constituye una mirada en el interior del otro para saber sus debilidades y obrar sobre ellas para manipular.

Caracteristicas basicas

* Encanto superficial e inteligencia.
* Ausencia de delirios u otros signos de pensamiento no racional.
* Ausencia de nerviosismo o manifestaciones psiconeuróticas.
* Escasa fiabilidad.
* Falsedad o falta de sinceridad.
* Falta de remordimiento y vergüenza.
* Conducta antisocial sin un motivo que la justifique.
* Juicio deficiente y dificultad para aprender de la experiencia.
* Egocentrismo patológico e incapacidad para amar.
* Pobreza generalizada en las principales relaciones afectivas.
* Pérdida específica de intuición.
* Insensibilidad en las relaciones interpersonales generales.
* Conducta extravagante y desagradable bajo los efectos del alcohol y, a veces, sin él.
* Amenazas de suicidio raramente consumadas.
* Vida sexual impersonal, frívola y poco estable.
* Incapacidad para seguir cualquier plan de vida.


Está claro que un psicópata no tiene necesariamente que ser un asesino despiadado. También pueden hacer cosas tan disímiles como mentir o participar en causas solidarias, pero siempre
pensando en el beneficio propio.

Debido a que saben perfectamente lo que hacen son imputables por la justicia. Sus actos criminales los hacen ignorando las leyes, no por desacato a ellas sino por falta de interés en cumplirlas, ya que se interponen a sus objetivos.

A efectos penales, hace mucho que se planteó el dilema sobre si una personalidad divergente de este tipo es imputable y se ha llegado al acuerdo de que sí deben serlo. Es que la persona mantiene consciencia de sus actos y puede evitar cometerlos, demostrando en la mayoría de los casos que existe falta de remordimiento y pretenden lograr la justificación de sus actos, ejecutados con frialdad.


Existe la creencia general que todos o casi todos los psicópatas están o estarán presos en algún momento de su vida. Sin embargo, los últimos estudios han puesto de manifiesto que si bien, la trasgresión es la constante en la conducta psicopática, no necesariamente, esta trasgresión será lo suficientemente grave como para ser catalogada como conducta delictual. Babiak y Hare (2006) han publicado su estudio de los “psicópatas de cuello blanco” que son sujetos de un elevado coeficiente intelectual, alto estatus socioeconómico y que generalmente ocupan posiciones laborales de poder. Estos sujetos rara vez ingresarán al sistema penitencario, pero sus víctimas recorrerán las consultas de los especialistas de la salud mental, para lo que se deberá estar preparado.

Los estudios realizados en Inglaterra por la fundación MacArthur en el año 2005 en una muestra comunitaria mostraron que el 1 por ciento de la población tenía un puntaje de 20 o cercano en el PCL-SV en el año 2005, reveló que el 1 por ciento de la población tenía un puntaje de 20 o alrededor de 20, lo que sería indicativo de una psicopatía .


Psicopatas Funcionales

Los conocidos como psicópatas funcionales, aquellas personas que reprimen sus sentimientos, toman las mejores decisiones de inversión porque no pueden experimentar emociones como el miedo, según revela un estudio realizado por investigadores de la Stanford Graduate School of Business.

El miedo evita que las personas asuman incluso riesgos entendidos como lógicos, por lo cual quienes han sufrido daños en áreas del cerebro que afectan a las emociones, y son capaces de suprimir el sentimiento, toman mejores decisiones, se asegura en el informe. La capacidad de controlar las emociones contribuye a un mejor desempeño en los negocios y los mercados financieros, comprobaron los investigadores.

'Muchos máximos ejecutivos y abogados eminentes podrían compartir también este rasgo', asegura Antoine Bechara, profesor de Neurología de la Universidad de Iowa, en un comunicado publicado en el sitio web de la Stanford Graduate School of Business. El estudio fue realizado por la Carnegie Mellon University, de Stanford, y la Universidad de Iowa.

Cada uno de los participantes en el estudio recibió 20 dólares para apostar en un juego. Al comienzo de cada partida debían decidir si arriesgaban un dólar a cara o cruz al arrojarse una moneda, con una ganancia de 2,50 dólares si acertaban. Si bien cualquier jugador podía negarse a participar en una ronda, el enfoque financieramente lógico para el juego era tomar parte en cada partida porque el rendimiento potencial superaba el riesgo de pérdida, según la investigación.

Los jugadores con daños cerebrales adoptaban ese enfoque. Terminaban con tres dólares más que los otros e invertían en el 84% de las rondas, frente al 58% jugado por el resto, que permitía que el temor gobernara sus decisiones, mostró el estudio.

Los resultados contribuyeron a explicar 'el enigma de la prima de la inversión en acciones'' o por qué más gente invierte en bonos que en acciones, cuando la renta variable históricamente ofrece un rendimiento medio más alto que la fija, afirma el informe.

'Los inversores no se están comportando de acuerdo con sus intereses financieros'', subraya uno de los autores del estudio, Baba Shiv, de la Stanford Graduate School of Business. 'Todas las investigaciones sugieren que, incluso después de tomar en cuenta fluctuaciones del mercado, en general las personas obtienen mejores resultados en el largo plazo invirtiendo en acciones''.

Muchos inversores de éxito podrían ser como psicópatas funcionales, porque carecen de emociones o pueden suprimirlas, según el estudio.

Sin embargo, Shiv asegura que las emociones no son del todo malas. Quienes no pueden experimentar sentimientos suelen tomar decisiones sociales 'desventajosas', perdiendo empleos y amigos, concluye el informe.

El estudio fue publicado en la revista Psychological Science en junio, según se señala en el artículo publicado en el sitio web.